Equipo

Las personas

Carlos Martínez Bujanda

(Oyón, Álava, 1958) pertenece a la cuarta generación de Familia Martínez Bujanda, dedicada al cultivo del viñedo y la elaboración de vinos desde 1889. Es presidente de la compañía bodeguera y uno de los miembros ejecutivos de Grandes Pagos de España, una asociación de fincas vitícolas de nuestro país que defiende y propaga la cultura del vino de pago, de los terruños específicos que reflejan la personalidad inconfundible de su suelo, su subsuelo y su clima, frente a la elaboración industrial del vino.

Carlos es licenciado en CC. Económicas y Administración de Empresas por la Universidad de Deusto (Bilbao). Después de terminar sus estudios universitarios asumió responsabilidades comerciales en la compañía familiar, con una primera etapa dedicada a consolidar el mercado nacional y una segunda a los mercados de exportación.

Durante su gestión comercial, Familia Martínez Bujanda inició un ambicioso proceso de internacionalización que llevó al grupo bodeguero a estar presente en más de 60 países y alcanzar una cuota exportadora del 70% de la producción.

El bodeguero, junto con su hermana Pilar, concibió a mediados de los años 90 el concepto de vino de pago que hoy caracteriza las elaboraciones de Familia Martínez Bujanda: Finca Valpiedra (Rioja), Finca Antigua (La Mancha) y Finca Montepedroso (Rueda), extraordinarias inversiones en viñedos singulares y bodegas al servicio de la personalidad de los terruños en que se asientan, son el resultado de este espíritu emprendedor que diferencia a Familia Martínez Bujanda respecto a la mayoría de las históricas compañías bodegueras originarias de Rioja.

Familia Martínez Bujanda cuenta con cinco bodegas en cuatro denominaciones de origen diferentes y emplea a más de 110 personas en este sueño de elaborar vinos de calidad, con la personalidad de la propia naturaleza que caracteriza los viñedos.

Carlos Martínez Bujanda pertenece a la cuarta generación de esta familia de viticultores, pero la quinta está ya ahí con sus dos hijos, Borja, que acaba de licenciarse en Economía y Derecho, y Adrián, que estudia actualmente Derecho y Ciencias Políticas. Es sólo cuestión de tiempo su incorporación al negocio familiar.

Pilar Martínez Bujanda

(Oyón, Álava, 1952) forma, junto a su hermano Carlos, parte de la cuarta generación del grupo Familia Martínez Bujanda cuyo capital sigue siendo hoy en día, 100% familiar.

Inmersa en el negocio vitivinícola desde su infancia, estudió Secretariado de Dirección en ISSA, Universidad de San Sebastián, y tras obtener la titulación vivió seis meses en Pau (Francia) para perfeccionar el idioma. El propio carácter de la empresa familiar le llevó rápidamente, en 1975, a incorporarse al negocio y ocuparse fundamentalmente de labores administrativas.

Junto con Carlos apadrina el espíritu emprendedor de la nueva etapa de Familia Martínez Bujanda, así como el deseo de elaborar vinos con la personalidad de los mejores terruños de diferentes zonas de España.

Marta Santander Martínez Bujanda

(Oyón, Álava, 1977) es la hija mayor de Pilar Martínez Bujanda y la primera persona de la quinta generación en llegar a la compañía familiar. El negocio del vino y el amor por los viñedos lo lleva en la sangre. Estudió Dirección de Empresas en Zaragoza, en la Escuela Superior de Negocios Columbus IBS con estancias anuales en otras universidades europeas de Reino Unido (University of Abertay Dundee) y Holanda (Hogeschool Zeeland HZ University Of Aplied Sciences), además de residir en Inglaterra y Alemania donde perfeccionó ambos idiomas.

Se incorporó al negocio familiar en 2002 como Directora de Exportación, en una compañía familiar que comercializa en el exterior el 70% de sus elaboraciones.

Impulsora de la política de elaboración de vinos singulares reflejo del propio paisaje natural de los viñedos, mensaje que difunde por todo el mundo.

Alfredo Santander Martínez Bujanda

1982. Se incorporó a la bodega, unos meses después que su hermana mayor, en abril del año 2002. Forma parte de la quinta generación y  asumirá en su momento, las riendas del negocio para continuar con la trayectoria familiar.

Lauren Rosillo

Es difícil encontrar una simbiosis, un compromiso, como el que la familia propietaria de la compañía vitivinícola ha encontrado con Lauren Rosillo, director técnico y uno de los grandes conocedores de la viticultura y la enología del país. Controla y supervisa las 700 hectáreas de viñedo que Familia Martínez Bujanda cultiva en Rioja, Rueda y La Mancha con esa aspiración de elaborar vinos francos, sinceros, reflejo de la personalidad de los terruños, ajenos a las modas, y que sean capaces de transportar a quien consume una botella a los extraordinarios y cuidadosamente elegidos paisajes para la elaboración de vinos.

Lauren Rosillo (Villarrobledo, Albacete, 1975) es Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Albacete y licenciado en Enología por la Universidad Miguel Hernández (Elche), una vocación académica que mantuvo durante sus primeros años de carrera profesional como autor de numerosas publicaciones e investigaciones vitícolas y enológicas como colaborador de la Cátedra de Química Agrícola de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Albacete.

En 1997 se incorpora al mundo laboral como segundo enólogo y responsable de bodega y viñedo en Manuel Manzaneque (Albacete), bajo la dirección técnica del prestigioso enólogo francés Michel Podou y apenas tres años después asume en solitario la máxima responsabilidad en el campo y la bodega de Manuel Manzaneque.

En el año 2002 se incorpora a Familia Martínez Bujanda como director técnico de viñedo y bodega de Finca Antigua, el entonces nuevo proyecto de La Mancha que ha ido creciendo y desarrollándose bajo su supervisión.

Cinco años después asume la dirección técnica de las bodegas de Familia Martínez Bujanda (Finca Antigua, Viña Bujanda, Finca Valpiedra, Finca Montepedroso y Cosecheros y Criadores) compartiendo ese deseo con la cuarta generación de la compañía de elaborar vinos honestos reflejo de los diferentes terruños.

Rosillo aprendió de primera mano, con estancias en Nueva Zelanda y Australia, la elaboración de vinos blancos y es corresponsable de la apuesta de Familia Martínez Bujanda por elaborar blancos con personalidad en la DO Rueda, proyecto que acabó con la inauguración en el año 2012 de Finca Montepedroso.