Publicado por & archivado en Cosecheros y Criadores, Finca Antigua, Finca Valpiedra, FMB, Noticias, Viña Bujanda.

El vino tinto contribuye a la pérdida de peso, si se consume en las comidas o en las cenas

Familia Martínez Bujanda y Mª Jesús Chinchertru, endocrina del Hospital de La Rioja Viamed Los Manzanos, hemos unido conclusiones sobre qué tipo de vino es más beneficioso para la salud y cómo se debe consumir para obtener todos los beneficios que aporta. Ahora ya sabemos que dependiendo del tipo de vino y de cómo se consuma repercutirá mejor en nuestra salud.

La relación entre el vino y el aumento de peso se aborda a menudo y el vino tinto, el que más se consume en España casualmente, también se trata de la variedad que ayuda a adelgazar: “Es cierto que existe una preferencia por consumir más vino tinto, debido a tradiciones heredadas como la influencia de Rioja o Ribera”, afirma Lauren Rosillo, nuestro Director Técnico.

“El aporte calórico del vino, como bebida alcohólica, es alto; se trata del nutriente con mayor densidad calórica (7 kcal/g), después de las grasas, y es superior a los hidratos de carbono y las proteínas”, explica la endocrina.

“Pero el vino tinto, a diferencia del blanco, posee una propiedad muy especial: activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y, al mismo tiempo, estimula las existentes para depurarlas gradualmente, eliminándolas de nuestro cuerpo”. Así contribuye a la pérdida de peso siempre que se tome durante las comidas. La Dra. Chinchertru añade que, como bebida alcohólica, también es la más indicada para elevar los niveles de ácidos grasos omega 3.

Independientemente del tipo de vino que se tome, el consumo recomendado oscila entre una o dos copas al día, pero siempre acompañadas de alimentos.

 

La hora sí que importa

Se ha especulado con que tomar un vaso de vino tinto en la cena es el mejor momento del día para su consumo, debido a que sus propiedades vasodilatadoras disminuyen posibles eventos cardiovasculares nocturnos. Pero Chinchertru apunta que “lo verdaderamente cierto es que, ya sea en el almuerzo o en la cena, el vino siempre resulta más beneficioso tomándolo acompañado de alimentos debido a su efecto hipoglucémico”.

Aunque los usuarios de esta bebida se conformen con disfrutar de su consumo, los beneficios para la salud que se obtienen gracias al vino empiezan también a formar parte de la experiencia enológica a la que se acerca el consumidor.